el-tejedor relatos de vida

EL COPLERO QUE ENCONTRÓ UN TESORO EN EL CAMPO

Escribe: Yefry A. González O. (estudiante Cun)

 

En un lugar llamado “Puedaser” ubicado en la vereda el Moral, municipio de Alpujarra Tolima, un 28 de mayo de 1948, nació un niño a quien lo llamaron Josué González Álvarez. De niño cuando realizaba estas labores de campo: cargar leña, coger café, hacer de comer, entre otras, hechizaba con sus coplas ; al anochecer se reunía con sus hermanos a cantar música colombiana, mexicana y a expresar su talento.

 Entre sus 9 y 14 años construyó un compendio de coplas tradicionales, versos de su propia inspiración, pero desaparecieron por descuido. A sus nueve años, su padre le compró un radio para que sintonizara  la emisora “sutatenza” y fue así como reforzó sus estudios de primaria,  ya que sólo asistió a la escuela por tres años, desde luego sus padres eran de pocos recursos económicos y  para esa época, lo primordial, era el trabajo material.

En esta laboriosidad, produciendo el café, la caña de azúcar, plántulas de brevas y otros árboles frutales que son propios de la región, encontró un tesoro; eso fue en el año 2015,  la chispa de la innovación brilló en toda esta materia prima, debía  ser transformada y luego llevada al mercado.  Todos unidos, padre, esposa e hijos concluyeron en una idea de negocio. Pensaron en la elaboración de algunos productos y bebidas de alto impacto, un modelo de negocio con solución innovadora, y con esa disposición emprendedora se comenzó a producir las diferentes galletas de sabores, mermeladas de duraznos, dulce de brevas, panelas exentas de químicos, vinos de agraz y durazno, licor de chirrinchi, y chocolate natural de la región preparado con panela.

En estos momentos sus productos son distribuidos en el municipio, y con sus trucos de marketing han sido reconocidos en grandes ciudades como Bogotá, Armenia, Ibagué y pueblos vecinos. Quienes conocen a Josué, el hombre de los poemas, y su familia, han avanzado en este proyecto, hoy se destacan como personas soñadoras,  honestas y trabajadoras. Han aprendido que la riqueza está en el campo y en el emprendimiento.

Leave a Comment