el-tejedor principal

MOVER LAS TECLAS PARA SOBREVIVIR

ESCRIBE:

María F. Moreno – Periodista ONLINE

Parece un lugar  escondido o mejor de privilegio para sus clientes. No hay ventanas, ni puertas, es la oficina más cálida y a la vez concurrida o mejor con muchos transeúntes. Allí está en esa esquina, carrera 5 con calle 10, de la ciudad de Neiva, don Luis Egidio Salazar Trujillo, un hombre de 82 años de edad, vestido con camisa elegante, pantalón de paño y gafas oscuras, a su lado una máquina de escribir antigua y una vieja  butaca de madera.

Cuando Luis Egidio tenía 12 años de edad, su padre, quien trabajó en la DIAN, le enseñó la mecanografía en su tiempo libre. Así que su oficio desde hace 25 años es brindar ayuda en la redacción de  documentos públicos. Gracias al trabajo y servicio que presta, muchos neivanos han podido salir de este mundo tan complejo de los papeles para reclamar sus derechos. Mientras tanto, Luis Egidio, por su edad luce algo agotado,  ya la visión de su ojo derecho la ha perdido, según él por negligencia médica, pero recibe a quien lo  necesite de una forma carismática, humilde y siempre feliz.

 

 

 

Leave a Comment