el-tejedor el-telar principal

LA VENDEDORA DE CONOCIMIENTO

ESCRIBE: NURY  CARVAJAL G.

Eran las cuatro y treinta de la tarde cuando el sol mitigaba su fuerza y la brisa de los árboles del parque Santander  rozaban  nuestros rostros. Por supuesto ese aire caluroso se suele pasear de un lado a otro. Entre el gentío y el calor de la ciudad llegamos a la calle octava cerca del almacén “Hilachas” y desde allí observamos a una chica de cabello negro recogido y de piel color canela, sus ojos estaban tan fijos hacia una agenda rosada y su mano derecha deambulaba por la escritura. Estaba tan concentrada en su tarea que se sorprendió al vernos. Su mirada cálida se inclinó hacia nosotras para  contarnos su historia.

-Soy Angélica Rojas, me dedico a vender libros, aquí en la calle octava, llevó tres años en este trabajo y fue mi novio quien me metió en este mundo de los libros, él  me explica precios e instrucciones que se debe seguir sobre las ventas.

Nos contó que lo agradable de su negocio es “aprender a conocer a la gente y como exhibir o ganarse el gusto que entra por los ojos”. Desde luego, los precios varían cada año no importa el producto o artículo y ante las insistencias de los compradores por pedir rebajas, se debe asegurar   la inversión en el negocio. No se puede perder plata.

Mientras tanto, no solo ha tenido que enfrentar las malas caras de la gente sino también la indiferencia por parte de la policía; uno de los episodios recordado por la vendedora de libros fue trágico: “ellos a veces nos recoge los libros, una vez mi marido y yo teníamos todo organizadito, llegaron ellos y nos hicieron correr y se nos cayó todos los libros al agua, tuvimos que endeudarnos con quinientos mil para volver a surtir”. Muchas veces sus trabajos de clase se ven afectados por las horas de trabajo, pues su tiempo es contabilizado.

Angélica no solo vende libros, sino también es estudiante del colegio Ricardo Borrero Álvarez en el que cursa décimo y once, pues desea seguir estudiando para tener una ocupación más remunerable y así suplir sus necesidades. La verdad, es que la temporada que más se vende libros está entre los meses de febrero a abril y los más vendidos son: “La culpa es de la vaca”, “Sangre de campeón”, “Por todos los dioses” entre otros. Entre sonrisas nos despedimos de la vendedora de conocimiento, pero antes, ella espera que la gente sea un poco más consciente  sin llegar a tantos reproches; además, sueña que su negocio florezca más… le agradecemos por su tiempo compartido.

 

 

 

 

Leave a Comment