el-tejedor

La persona más bonita del mundo

 

Por: Alejandra B.

Eran las 3:00am y los dolores cada vez eran más agudos, el sentimiento de incertidumbre invadía su corazón, en el silencio del amanecer se cuestionaba, se culpaba, se arrepentía y se preguntaba ¿qué le podía ofrecer aquella criatura que se aproximaba? su presente era tan desesperanzador, que la única opción en ese momento era resignarse.  Aquel día esperaba desesperadamente a Mario, su esposo, pero como de costumbre nunca llegó. Luego de una larga y sufrida noche  nació Angie, una hermosa niña, era tan vulnerable, tan chiquitica; ella fue simplemente un milagro.

A los dos meses de su nacimiento la mamá de Angie se suicida,  ingiere límpido y su muerte es casi que inmediata. Mario, el padre de la chiquitina, se dedicaba a parquear carros en la avenida ‘La quinta’, pero su trabajo no servía de nada porque se  fumaba todo lo conseguido durante el día. Los abuelitos maternos se encargaron de la crianza de Angie y con lo poco que tenían trataban de que nunca le faltara nada, la amaban como si fuese su hija.

Pero Angie empezó a enfermarse frecuentemente, pasaba más tiempo en el hospital que en casa, su altura no era la de una niña normal, se veía muy mal. El médico le ordenó varios exámenes, y ¡que desgracia! ella fue diagnosticada con VIH-SIDA; los abuelitos de Angie se destrozaron, no comprendían como había pasado tal hecho,de que manera había contraído la enfermedad; sentían que la vida de su nieta se iba. Efectivamente, Angie a sus 5 años fue diagnosticada con una enfermedad mortal, su padre era el portador, él  se la transmitió a su madre y ella a través del parto contagió a Angie.

El médico expresó a sus abuelos que ella era un caso increíble, medicamente una persona con VIH no puede vivir tanto tiempo sin medicación, ningún cuerpo lo resistiría. En ese instante entendieron que ella estaba para cosas inmensamente grandes, que era una persona especial; ella no lo decidió, nació con esta terrible enfermedad, y su padre era el causante de todo.

Yo tuve la oportunidad de conocer a Angie, desde muy pequeñas y durante muchos años fuimos dos amigas inseparables, cada día que pasaba aprendía de su fuerza, de su valor y su entrega. Me enseñaba con cada palabra que decía, con cada acción que hacía por ella y por los demás. Su resiliencia y su capacidad de ver la vida era admirable; a causa de su enfermedad sus defensas eran mínimas, cualquier virus atacaba su sistema y la llevaba al hospital, pero ella siempre salía victoriosa, decía que nunca nada la iba a derrumbar. Así pasaron muchos años, en una constante y ardua lucha por mantener la vida. Lamentablemente, a sus 18 años su pequeño cuerpo no resistió más, una enfermedad pulmonar la atacó y no logró salir de ella. Angie es un verdadero símbolo de lucha y valentía, por esa razón para mí es la persona más bonita del mundo, no por su apariencia exterior; sino  por todo lo que ella es, por  la belleza y la esencia de su ser. Aunque no está su legado sigue presente en mi corazón.

Leave a Comment